Los huevos son el símbolo de la fertilidad y al coincidir con la pascua y la estación de la primavera estación fértil por excelencia, hace que haya quedado establecido en toda Europa como símbolo de la Pascua.
Se piensa que el origen de la tradición de comer huevos al finalizar el invierno es una reminiscencia de la edad de hielo. Tras el duro invierno , y cuando apenas quedaban provisiones , con la llegada de la primavera volvían las aves desde el sur y empezaban a poner huevos , de los que se alimentaban los seres humanos hasta que podían volver a cazar con la llegada de mejores temperaturas.
En la edad media, el intercambio de huevos se hacía con huevos de tortuga a los que se trataba la cáscara mediante diferentes procesos para decorarla . Muchas veces eran verdaderas obras de arte.
Desde entonces hasta ahora los huevos de pascua son un bonito símbolo para estos días y una ilusión para los peques de la casa.
Os animamos a que disfrutéis con ellos practicando un poco.